Toxina Botulínica

Toxina Botulínica

La infiltración con toxina botulínica es ideal para el tratamiento estético de las arrugas faciales debidas a la expresión y mímica de la musculatura facial. La toxina botulínica es un complejo neurotóxico que actúa relajando la musculatura.

Entre sus beneficios, la toxina botulínica hace desaparecer las patas de gallo, las arrugas del entrecejo y de la frente, y eleva ligeramente las cejas hacia arriba, dando un aspecto más joven y fresco al rostro.