Implantes Zigomáticos.

Implantes Zigomáticos.

Los implantes cigomáticos fueron introducidos por Branemark en 1988. Fueron diseñados para rehabilitar el maxilar superior. Su uso ha hecho posible reducir los procedimientos de injertos óseos, y se han convertido en una buena alternativa en pacientes con un maxilar superior muy atrófico en donde se busca el mínimo de procedimientos quirúrgicos en el menor tiempo posible.

La colocación de implantes para rehabilitación oral se encuentra limitada en pacientes con un maxilar superior atrófico, tanto por la cantidad como por la calidad del hueso, sobre todo en senos maxilares muy neumatizados. En estos casos se hace necesaria la realización de cirugía preprotésica, mediante la realización de injertos óseos, o procedimiento como la elevación de seno maxilar. En muchas ocasiones los pacientes rechazan este tratamiento por el mayor número de cirugías y mayor tiempo de cicatrización de los tejidos.

Los implantes cigomáticos pueden combinarse con implantes convencionales en el setor anterior en caso de atrofia moderada del maxilar superior. En pacientes con maxilares muy atróficos y senos maxilares neumatizados son colocados dos implantes a cada lado. En la mayoría de los casos pueden ser rehabilitados la cirugía se realiza con sedación consciente y son rehabilitados en 24 horas después de la cirugía.