Estética dental

Estética dental

Un rostro bello responde al concepto de equilibrio. Podemos decir que la idea de belleza se remonta al comienzo de la humanidad cuando, por ejemplo, los pueblos griegos y egipcios manifestaban a través de su arte lo que consideraban cuerpos y rostros bellos, sobre la base de sus proporciones, medidas y simetrías..

Para evaluar la belleza del rostro de una mujer, en necesario tener en cuenta cada parte de su rostro para poder analizarla y, si es preciso, corregirla para que luzca lo más natural posible. De esta manera, se observan la forma y ancho de los labios, de las cejas, el tamaño de la frente, la forma de las mejillas y el mentón, las características de los ojos, el tamaño y forma de la nariz, el color y la calidad de la piel, y hasta el volumen de pestañas. Y, por supuesto, la forma y tamaño de cada rostro.

Con todos estos elementos examinados individualmente y en su conjunto, el profesional debe aconsejarle a la paciente los cambios adecuados para ella, comenzando por los retoques mínimanente invasivos para que la transformación sea gradual, sin estrés, y que luego de efectuadas las correcciones siga reconociéndose a ella misma frente al espejo.